sábado, 19 de julio de 2014

Santa Martina de Nicola Menghini

Nicola Menghini, Santa Martina, 1635. Iglesia de san Lucas y santa Martina, Roma

"¡Cómo ha cambiado el alma cristiana en trescientos años! ¡Qué lejos estamos de este gran siglo XIII, donde los muertos acostados sobre sus tumbas, con las manos juntas, los ojos abiertos a la luz eterna, eran para los vivos una esperanza!". Emile Mâle, El arte religioso de la Contrarreforma (1932)

"Morir, dormir… Nada más; y decir así que con un sueño damos fin a las llagas del corazón y a todos los males, herencia de la carne, y decir: ven, consumación, yo te deseo. Morir, dormir, dormir… ¡Soñar acaso! ¡Qué difícil! Pues en el sueño de la muerte ¿qué sueños sobrevendrán cuando despojados de ataduras mortales encontremos la paz?"William Shakespeare, Hamlet (1603)

jueves, 3 de julio de 2014

Un judío errante de la Edad Media: Benjamín de Tudela

"En la actualidad se viaja por puro nerviosismo. Se quiere ir en busca de algo diferente (...) La gente viaja aun a sabiendas de que en otro sitio no va a encontrar nada mejor"

Paul Scheerbart, La arquitectura de cristal (1914)


Contra vientos adversos
 y la furia de la tempestad
quiso él un día un cabo doblar;
 juró y maldijo con necia arrogancia:
 "No cederé ante ti
 por toda la eternidad."
 ¡Y Satanás le oyó!
¡Y le tomó la palabra!
¡Y desde entonces vaga maldito
 por el mar, sin descanso, sin paz!

Wagner, El holandés errante (1) (1843)


Benito Jerónimo Feijoo, con su habitual ágil pluma, dedicaba una de sus Cartas eruditas y curiosas a la legendaria figura del judío errante:

"se llamaba Ausero, y ejercía el oficio de Zapatero a la puerta de Jerusalén, por donde Cristo salió para el Calvario; en cuya ocasión, queriendo el Salvador, por sentirse muy fatigado, reposar un momento en su oficina, él, dándole un golpe, le repelió, y entonces Cristo le dijo: Yo luego descansaré, pero tú andarás sin cesar hasta que Yo vuelva: que desde aquel punto empezó el cumplimiento del vaticinio, y se fue continuando siempre, porque siempre andaba peregrinando, sin parar en Provincia alguna".