domingo, 15 de junio de 2014

Vulnerant omnes, ultima necat..

Vulnerant omnes, ultima necat (1)

(...) Dijo el Reloj: "Mi vida es fría, aburrida y dura.
Para mí todos los días son iguales.
Viernes y Sábado, Domingo, Lunes,
en nada se diferencian. Vivo- sin esperanza.
El único entretenimiento, la única diversión
en mi destino, en mi amarga monotonía,
es la destrucción del mundo" (2)

Konstantinos Kavafis 

Reloj de sol en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Las horas y su inexorable transcurrir... Me turba el paso del tiempo, que cada vez percibo más acelerado (¿significa eso que soy feliz y estoy felizmente ocupada y que por ello los días y las semanas se me antojan un suspiro?). Sin embargo, hay algo que me desasosiega más (un detalle insignificante para otros, esencial para mí, que querría asir sin posibilidad de escape al tiempo): la imprecisión de los relojes de los antiguos, de sus horologia y sus clepsidras. Porque hoy día puedo contar con exactitud el tiempo que huye y que a mi arbitrio queda aprovechar o desperdiciar; sé que un minuto son sesenta segundos, pero ¿cuál era realmente la percepción del tiempo que tenían los antiguos? 

Versos a un reloj hidráulico (3)

Heraldo mudo de los movimientos del sol,
los pasos de la noche tu bronce anuncia:
arte y naturaleza todo lo crean.

Juliano el Apóstata (siglo IV d.C.)

Clepsidra griega

(1) Frase latina que significa "todas hieren, la última mata" en alusión al paso de las horas.
(2) Traducción tomada de CAVAFIS, C.P.: Poesía completa.  Madrid: Alianza. 2003. Traducción de Pedro Bádenas de la Peña
(3) Traducción extraída de JULIANO: Contra los galileos. Cartas y fragmentos. Testimonios. Leyes. Madrid: Editorial Gredos. 2001. Introducción, traducción y notas de José García Blanco y Pilar Jiménez Gazapo, p. 189.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada