martes, 17 de junio de 2014

Un retrato de bodas de Lorenzo Lotto



Autorretrato de Lorenzo Lotto, 1545. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Lorenzo Lotto nació en torno a 1480 y murió en 1556, por lo que conoció todo el desarrollo del arte del Renacimiento italiano, incluidos Rafael y Miguel Ángel. Tradicionalmente vinculado a la escuela veneciana, lo cierto es que en ocasiones escapa a toda clasificación, mostrando una concepción de la pintura muy peculiar. Poco se sabe de su formación, pero algunos autores sostienen que en sus primeros años se vio influido por la obra de diversos pintores venecianos, entre ellos Giovanni Bellini. Muy pronto abandonó Venecia debido a la alta competencia que existía con otros pintores como Tiziano o Giorgione y marchó a trabajar a diferentes lugares de Italia, incluida la ciudad de Roma, donde sin embargo su estilo no debió de gustar mucho y marchó rápidamente.

En los años veinte volvería a Venecia para finalmente, en 1549, marchar a Las Marcas, una región del centro de Italia, donde pasaría los últimos años de su vida como hermano lego de una comunidad religiosa. Lorenzo Lotto fue durante mucho uno de los grandes desconocidos de la historia del arte italiano hasta que a finales del siglo XIX fue redescubierto y comenzó ser objeto de interés por parte de estudiosos y museos.

Lorenzo Lotto, Micer Marsilio Cassotti y su esposa, 1523. Museo Nacional del Prado

La obra que hemos escogido para analizar es el célebre retrato de Micer Marsilio Cassotti y su esposa Faustina, realizado en 1523 y que puede contemplarse en el Museo del Prado. Este óleo sobre lienzo aparece firmado en el extremo izquierdo del yugo con el nombre y fecha del autor, si bien resulta difícil de ver a simple vista (pone exactamente L. LOTUS PICTOR. 1523).

La obra fue encargada por Zanin Cassotti con motivo del matrimonio de su hijo menor Micer con Faustina Assonica, quien desgraciadamente fallecería sólo cinco años después del matrimonio. Se sabe que Micer, en el momento de realización de la pintura, contaba con 21 años de edad.

Este matrimonio entre los dos jóvenes revistió gran importancia para los Cassotti, una rica familia de comerciantes de tejidos, pues implicó emparentarse con la nobleza local. Así, como testimonio de su poder, prestigio y sobre todo ascenso social, recurrieron al arte y en concreto a este retrato.

Lotto representa al joven matrimonio en el momento en que el marido coloca el anillo en el dedo anular de la joven e intercambian los votos. El dedo anular, desde antiguo, ha estado siempre ligado al matrimonio debido a la creencia, existente ya desde los griegos, de que en este dedo se encuentra una vena que comunica directamente con el corazón.

Venus y Cupido de Lorenzo Lotto (1520's). Metropolitan Museum, New York
La obra resulta muy interesante por toda la simbología vinculada al amor y al matrimonio que desplegó Lotto en la pintura. En primer lugar, destaca Cupido, hijo de Venus y representación del Amor, un Cupido que guarda mucha relación con el que pintara en la pintura Venus y Cupido que se conserva en el Museo Metropolitano de Nueva York. Cupido coloca un yugo sobre los cuellos de los jóvenes, en alusión a su unión y las obligaciones que contraen al casarse. De ese yugo nacen ramas de laurel, planta vinculada a la victoria (recuérdese la corona de laurel) pero también asociada a la virtud, la eternidad y la fidelidad.

El collar de perlas que porta Faustina se denominaba en la época vinculum amoris (unión de amor, literalmente) y venía a significar la sujeción de la mujer al marido. El camafeo de la joven, apenas visible, es un retrato de Faustina, esposa de Antonino Pío y considerada el paradigma de la esposa perfecta (además de ser tocaya de la novia). Por tanto, desde el punto de vista moderno, Lotto vendría a hacerse eco de una visión algo peyorativa del matrimonio, que supone una carga y la sumisión de la mujer al marido (ella aparece ligeramente por debajo de él).

Detalle del collar y el camafeo

Un denario con la "Diva Augusta Faustina"

En toda la cultura de la Edad Moderna será muy frecuente ver representados el matrimonio y la unión de los cónyuges como un yugo del que es muy difícil desasirse. Y todavía hoy día, pervive esta idea en el acervo popular. 

Una sencilla pero expresiva representación del concepto "matrimonio"

Para saber más:

El retrato del Renacimiento (catálogo de exposición) [3 de junio al 7 de septiembre de 2008. Museo Nacional del Prado. Madrid]. Madrid, 2008.

1 comentario:

  1. Buen artículo para comenzar esta nueva andadura, con esa simbología en torno al tema del amor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar