lunes, 4 de noviembre de 2013

Los peligros de la indiferencia (poesía y pintura)

Ferdinand Hodler, Die Lebensmüde, 1892.

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío.

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Martin Niemöller (1892-1984)

7 comentarios:

  1. Conocía el poema y debo reconocer que siempre me impresionó. Un acierto el que, dado los tiempos que corren, nos lo recuerdes.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Un poema casi siempre atribuido erróneamente a Bertold Bretch y que se puede aplicar a muchas otras situaciones de nuestra historia, incluida la más reciente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Unas palabras para la reflexión, tal vez especialmente hoy día. La cuerda se sigue tensando ante la mirada impasible de cuantos guardamos silencio.

    Feliz comienzo de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Qué buena, qué buena reflexión y es que, por desgracia, eso nos sigue pasando en la actualidad, que quitan privilegios a los funcionarios, "ah, yo no lo soy, que se aguanten", que les quitan privilegios a los otros, "ah, yo no soy", hasta que ninguno tenemos ya privilegios.
    Es el maldito sistema que tienen montado para esclavizarnos y como se está viendo, nunca aprenderemos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tan sencillo como demoledor, la clarividencia con la que están escritos esos versos es deslumbrante. Una reflexión que en los últimos tiempos me ronda mucho por los pensamientos en el sentido de la cobardía de no atrevernos (o atreverme) a tratar de mejorar como persona para así hacer mejorar lo que hay alrededor.

    Me alegra mucho volver por el Atlas y que, aunque de forma lnta, se mueve y no está parado, pues es un espacio genial, Allegra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Buena reflexión sobre la indiferencia general ante lo que está pasando. Nos están quitando derechos fundamentales conseguidos durante décadas y parece no importarnos. Se ve que les afecta a otros.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Parece que sólo cuando algo nos afecta directamente somos capaces de sacar las uñas,.Bueno sería recordar este poema cuando el fanatismo, la discriminación o la injusticia se instalan en el poder.
    Un saludo.

    ResponderEliminar