miércoles, 3 de abril de 2013

Mi obra de la semana: Edouard Manet, "El espárrago" (1880)


Juan Fernández el Labrador, Racimo de uvas blancas, c. 1630. Museo Cerralbo, Madrid. Fotografía: Rafael Castañeda Fotografía (http://www.madridvillaycorte.es/pst_labrador2013.php)

Hace unas semanas tuve el placer de visitar la pequeña exposición del Museo del Prado dedicada al misterioso pintor del siglo XVII Juan Fernández el Labrador. Allí, entre uvas, flores y frutos secos me vino a la memoria, como una instantánea que con la velocidad del rayo atravesase mi mente, una pintura que había visto en ese mismo museo diez años antes, con motivo de una exposición dedicada a Manet. La obra en cuestión era la titulada, simplemente, "El espárrago". En ella, un espárrago solitario, un poco deshecho y pasado, aparecía sobre una superficie lisa, tal vez una mesa. Nada más. El protagonismo absoluto era suyo. 


Manet, El espárrago, 1880. Museo de Orsay, París.

Esta graciosa y curiosa revisión y versión del género del bodegón tiene su historia: Manet habría vendido por ochocientos francos al historiador y crítico de arte Charles Ephrussi una obra titulada "Un manojo de espárragos". Sin embargo, el buen señor pagó a Manet algo más de la cantidad convenida: mil francos. Así pues, como agradecimiento a tan generoso gesto, Manet pintó este espárrago y se lo envió con una pequeña nota: "Le faltaba uno a su manojo". 

Manet, Manojo de espárragos, 1880. Museo Wallraf-Richartz, Colonia.

De esta pintura siempre me pareció llamativa la dignidad que adquiere un simple espárrago, cómo el artista consigue elevar algo tan humilde, sin retóricas huecas, a la categoría de motivo central de una pintura. Esta misma idea volvió a aflorar en mi memoria al contemplar los solitarios y atemporales racimos de uvas del Labrador, convertidos en únicos y majestuosos protagonistas de sus lienzos.


14 comentarios:

  1. No conocía la anécdota del esparrago, para mi Manet es uno de mis preferidos.
    Buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manet fue uno de los grandes pintores de la Historia del Arte y cambió la pintura del siglo XIX. ¡Muchas gracias por comentar!

      Eliminar
  2. El bodegón, la naturaleza muerta si se prefiere, siempre ha sido un reto para los artistas. Otra cosa es el simbolismo que encierran algunos frutos...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cayetano. Siempre ha sido un reto y no siempre igual valorado, pues los propios pintores consideraban más sencillo pintar naturalezas muertas que personas por el simple hecho de que no se movían. No sé si los espárragos tendrían algún simbolismo para la persona que los compró. Lo mismo sólo los quería para su cocina...

      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  3. Qué curioso, madame! Y qué sentido del humor el de Manet. Me ha encantado el detalle.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá yo también recibiera pinturas de vez en cuando con una nota de ese estilo.

      ¡Feliz noche!

      Eliminar
  4. Curiosa anécdota que desconocía, Allegra. Manet tenía buen sentido del humor, por lo que veo, y a pesar de los muchos fracasos vitales no le faltaba el detalle caballeresco. Me puedo imaginar lo que vale el cuadro del simple espárrago achuchado sobre una mesa casi del mismo tono que el vegetal... ¡una burrada de dinero!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego más de los antiguos 200 francos seguro que vale... y eso que, fríamente pensado, no es más que un espárrago...

      Saludos y gracias por comentar, Carmen

      Eliminar
  5. No conocía ésta obra y mucho menos la anécdota que nos cuentas,pero Manet podía hacer con cualquier motivo una obra de arte
    Una interesante entrada Allegra
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que ahí es donde se ve quién es un gran pintor: aquel que es capaz de convertir algo cotidiano en algo bello.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Hola Allegra:

    Aveces, lo que parece que pasa desapercibido en sí ; es todo lo contrario llama mas la atención.Aparte de la anedocta de este precioso espárrago.El cuadro del manojo de espárragos es precioso por la convinación de colores y sobre todo por su trazo y su elegancia .Es una gozada poder contemplar su obra era un pintor exquisito.

    Tienes un rinconcito muy interesante.!

    Un abrazo feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bertha, gracias por tu comentario. Tienes razón en una cosa: si ponemos este cuadrito junto a otros de mayor tamaño y llenos de figuras y colores, seguramente llamé la atención por lo especial y diferente que es.

      Un saludo y nos leemos.

      Eliminar
  7. La anécdota del regalo me parece genial. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y quién no quisiera un regalo así.

      ¡Un saludo!

      Eliminar