sábado, 13 de abril de 2013

Los grandes pintores vistos por los grandes poetas (II)

Hace unos días traíamos a colación las estrechas relaciones entre arte y literatura durante la Edad Moderna española, a pesar de lo que actualmente pueda parecer en un contexto académico en que cada investigador (salvo agradables excepciones cada vez más numerosas) es especialista de su materia y sus anteojeras le impiden ver lo que hace el de la disciplina de al lado. Si entonces propusimos un diálogo entre dos retratos vinculados a Velázquez y dos poemas dedicados a él por Luis Veléz de Guevara y Luis de Góngora, en esta ocasión, como no podía ser de otro modo, es el turno de otro de los pintores con más personalidad de la Historia del Arte, el Greco (1541-1614). 

El Greco, oriundo de la isla de Creta (en el momento de su nacimiento dependiente de la República de Venecia), se formó como pintor de iconos bizantinos para después conocer los logros de la escuela veneciana y de la escuela manierista romana, especialmente Miguel Ángel. De esta interesante mezcla de influencias nació su peculiar estilo, para el que no ha faltado todo tipo de explicaciones, algunas rayanas en el absurdo. Sea como fuera, el talento y personalidad artísticos del Greco no pasaron desapercibidos para los literatos e intelectuales de la época, a pesar de que el pintor griego no tuviera gran éxito en la Corte madrileña. Así, por ejemplo, recibió los elogios de fray Hortensio Félix Paravicino, a quien llegó a retratar, y de Luis de Góngora. 

Con ellos y con sus versos os dejamos. Que los disfrutéis.

El Greco, Retrato de Fray Hortensio Félix Paravicino, 1609. Museo de Bellas Artes de Boston.


Fray Hortensio Paravicino (1580-1663) al Greco

Divino Griego, de tu obrar, no admira
que en la imagen exceda al ser arte el arte,
sino que della el cielo por templarte
la vida, deuda a tu pincel retira.

No el Sol sus rayos por esfera gira
como en tus lienzo basta el empeñarse
en amagos de Dios, entre a la parte
naturaleza que vencer se mira.

Emulo de Prometheo en un retrato
no afectes lumbres, el hurto vital dexa,
que hasta mi alma a tanto ser ayuda.

Y contra veinte y nueve años de trato,
entre tu mano, y la de Dios, perpleja,
qual es el cuerpo en que ha de vivir duda.

- - - - - - - -

Ya fuese, Griego, ofensa o ya cuidado,
que émulo tu pincel de mayor vida
le diese a Jove, nieve vi encendida,
el taller de tus tintas ilustrado.

Ya sea que el laurel horror sagrado
guardó la lumbre, ya que reprimida
la saña fue de imagen parecida:
desvaneció el estruendo, venció el hado.

No por tus lienzos perdóno a Toledo
el triunfador del Asia, antes más dueño,
gobernates del cielo los enejos.

Envidia los mostró, templólos miedo,
y el triunfo tuyo su castigo o ceño
hiciste insignias, cuando no despojos. 
 - - - - - - - - - -

Del Griego aquí lo que encerrarse pudo
yaza, piedad lo esconde, fe lo sella,
blando le oprime, blando mientras huella
zafir, la parte que se hurtó del nudo.

Su fama el Orbe no reserva mudo,
humano clima, bien que a oscurecella,
se arma una embidia, y otra tanta estrella,
nieblas no atiende de Orizonte rudo.

Obró a siglo mayor, mayor Apeles,
no el aplauso venal, y su extrañeza
admirarán, no imitarán edades.

Creta le dio la vida, y los pinceles
Toledo, mejor patria donde empieza
a lograr con la muerte, eternidades.


Luis de Góngora  (1561-1627) al sepulcro de Dominico Greco, pintor

Esta en forma elegante, o peregrino,
de pórfido luciente dura llave,
el pincel niega el mundo mas suave
que dio espíritu a leño, vida o lino.

Su nombre, aun de mayor aliento dino
que en los clarines de la fama cabe,
el campo ilustra de esa mármol grave,
Venéralo, y prosigue tu camino.

Yace el Griego, heredó naturaleza
Arte, y el Arte estudio, Iris colores,
Febo luces, sino sombras Morfeo.

Tanta urna, a pesar de su dureza,
lágrimas beba, y cuantos suda olores,
corteza funeral de árbol sabeo.

18 comentarios:

  1. Pues si los versos de Paravicino fueron una forma de pagar su arte, encontró la más bella moneda. Me ha gustado mucho su expresión de "deuda a tu pincel retira".

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el Greco inmortalizó los ragos físicos de Paravicino, el religioso no se quedó a la zaga con sus versos. Supongo que además de tener talento, es bueno tener a algún literato que cante tus hazañas (como le ocurrió a Aquiles con Homero).

      Un saludo y buen fin de semana, Madame.

      Eliminar
  2. Las teorías peregrinas que intentaban explicar la manera peculiar de pintar de El Greco que mencionas son a cada cual más absurda. Que tenía un defecto en la vista o que tomaba sustancias alucinógenas son dos de las más extendidas. Y, sin emabrgo, si miramos con detenimiento la pintura de Parmigianino o de Veronés o Tintoretto, sus contemporáneos, nos daremos cuenta de que el griego participaba de un modo de hacer común en la pintura del momento.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto, Carmen. El 90% de la pintura del Greco puede explicarse en términos de influencias (y el Greco recibió unas cuantas de diversa procedencia). El otro 10% probablemente tenga que ver con su personalidad e incluso inquietudes espirituales.

      Un saludo y buen fin de semana.

      Eliminar
  3. No,El Greco no tuvo éxito en la Corte de Madrid, así que lo que escribe Paravicino "y los pinceles Toledo " cobra mayor sentido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Ámbar. El Greco encontró su lugar en Toledo. Personalmente, no me lo imagino, con su estilo, decorando la biblioteca del Escorial.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Probablemente no sea de lo más común esto que voy a decir, pero a mí el Greco me deja un tanto... indiferente. Sí, ni me produce rechazo ni me apasiona, sencillamente no me llama la atención de forma especial. No sé, cuestión de gustos, los mismos que hacen que me guste más el poema de Góngora que los sonetos de fray Hortensio.

    Me gustan estas entradas sobre la relación poesía-pintura.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, hay mucha gente a la que no le gusta el Greco: le parece un pintor extraño, extravagante, excéntrico... Se hace difícil de ver, especialmente en algunas de sus obras religiosas con sus composiciones confusas y sus luces irreales. No creo que te deje tan indiferente como dices, y si lo hace, es que no has visto buenos Greco en directo :)

      Un saludo y ya caerá alguna entrada más sobre poesía-pintura. Si te gusta el tema te recomiendo que mires la sección que tenemos en un blog colectivo en el que participo. Se llama Ut pictura poesis (la poesía es como la pintura). Es el nombre de la sección, no del blog: http://asociacionacastellano.blogspot.com.es/search/label/Ut%20pictura%20poesis

      También hay una sección sobr las relaciones pintura-música (en este blog yo he hecho alguna entrada también sobre el tema, hace bastante tiempo y no sé si funcionarán los enlaces).

      Un saludo de nuevo,

      Allegra

      Eliminar
  5. La gente de talento que vive inmersa en la creatividad y es capaz de engendrar obras significativas, saben apreciar la labor de otros a la perfección. Que un poeta alabe a un pintor dice mucho de su sensibilidad ante la obra bien hecha. Y el Greco tiene un sello peculiar que le distingue de cualquier otro pintor. No hay nadie que se le parezca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para bien o para mal, el Greco no creo escuela, más allá de la gente que trabajaba con él en su taller y realizaba obras bajo su dirección. El único discípulo más o menos cercano (y más bien menos en lo estilístico) fue Luis Tristán, que pronto derivó hacia otros derroteros.

      Un saludo, Cayetano.

      Eliminar
  6. No conocía el retrato de fray Hortensio, dominico por lo que veo, con voto de pobreza pues, le pago mejor que con el dinero, con sus vesos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los versos pueden pasar a la posteridad y los dineros... pues van, vienen y cambian de mano. Aunque si fuera el Greco no sé si me agradaría que me pagasen en especie... poética.

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Me confieso un ignorante de la Historia del Arte, porque si bien conozco el nombre de muchos pintores, arquitectos y escultores, no he profundizado en su obra y sólo recuerdo un año de estudio de esta materia en mis años de formación. La otra cara, la de la literatura, sí que poseo conocimientos mayores y los poemas que he leído sobre el Greco percibo el sentimiento de admiración que alguien que domina un arte que uno no controla, suele despertar. Quizá me equivoque, ya sabemos como se las gastaba don Luis (de fray Hortensio conozco menos), pero me da la sensación de que pusieron las palabras al servicio de la pintura por el impacto que ésta causaba en ellos y en otros tantos.

    Sea como fuere, las artes pueden y deben completarse sin pisarse las unas a las otras. Y los artistas, facilitar esa tarea dando lo mejor de ellos en su mundo.

    Un beso grande, Allegra. Feliz semana que comienza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juanjo, por tus palabras. En esta entrada ha quedado claro que las artes se complementan sin problema. La lástima es que el Greco no retratará (que sepamos) a Góngora. Hubiera sido interesante verle pintado por el artista con su peculiar estilo.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. De los dos elogios me quedo con el de Paravicino. Esa estrofa que le dedica es lo más que se le puede decir

    Y contra veinte y nueve años de trato,
    entre tu mano, y la de Dios, perpleja,
    qual es el cuerpo en que ha de vivir duda.


    Encantado después de conocer tu blog pasaré por aquí con calma para rastrearlo al completo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hola elpresley, encantada de tenerte por aquí. A mí también me gustan más los versos de Paravicino que de Góngora. Siempre me ha inspirado mucha simpatía fray Hortensio.

    Un saludo y nos leemos.

    ResponderEliminar
  10. Pásate cuando puedas por mi espacio, creo que te gustará la última entrada.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar