viernes, 29 de marzo de 2013

El anónimo soneto a Jesús crucificado


Cristo, Varón de Dolores,en un grabado de Durero. 


No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
 para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
 clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
 muévenme tus afrentas y tu muerte.

 Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
 y aunque no hubiera infierno, te temiera.

 No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
 lo mismo que te quiero te quisiera.

(Anónimo del siglo XVII)

Velázquez, Cristo crucificado, Museo del Prado.

14 comentarios:

  1. en los airados
    y duros momentos
    en los que devotos
    Señor tu cruz
    palpo a palpo
    enfloreces el halo
    en el que llamas
    y bramas el alud
    de mi inquietud
    en Ti ya...Luz...



    un fuerte abrazo Allegra.

    Con todo mi afecto j.r.s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Ramón, muchas gracias por tus versos. Un saludo.

      Eliminar
  2. No conocía el soneto y me parece, desde luego, de un estilo barroco muy acentuado. Lo entiendo como una plegaria que nace desde la observación del martirio, como si se hiciera un ejercicio de empatía, intentando percibir el dolor de la crucificción, ya que ni las promesas ni recompensas mueven la "piedad" y sin embargo, es el dolor el que lo consigue.

    La literatura barroca está llena de la oscuridad tenue que tanto me llama la atención. Sea del género que sea.

    Un beso grande Allegra. Mis deseos de un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanjo, das en el clavo con la interpretación (al menos yo así también lo veo). De eso mismo trataba el arte barroco, de conmovernos y a través de esa empatía como dices llevarnos a la fe y la experiencia religiosa. El soneto resume muy bien todo eso.

      Muchas gracias por el comentario, Juanjo, y nos leemos.

      Eliminar
  3. Hola Allegra, todo una maravilla tu entrada, el Durero, el soneto y el Velazquez, son sensacionales.
    Felices Pascuas y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carolina, me alegro de que te haya gustado. Para mí el soneto no puede ilustrarse más que con el Cristo crucificado de Velázquez. Un saludo.

      Eliminar
  4. Me alegra volver a encontrarte por estos mundos internautas de nuevo, Allegra. Los versos son preciosos y dignos de un día como hoy.
    Un saludo y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen. Sí, me he animado a retomar un poco el blog. Ya veremos cuánto dura hasta que se interpongan otras obligaciones.

      Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  5. Desconocía el soneto que por otra parte es muy apropiado para estos días.
    Gracias por mostrarme estos versos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un soneto que se ha querido atribuir a muchísimos de los grandes místicos y literatos españoles de finales del XVI y comienzos del XVII. Sin embargo, probablemente nunca sepamos quién lo escribió.

      Un saludo, Ámbar.

      Eliminar
  6. Por ser un soneto de un desconocido es precioso y más en esos días, gracias por pasar y quedarte por allí.
    Feliz lunes de pascua

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Feliz lunes de Pascua a ti también. A mí me encanta, creo que ni le sobra ni le falta ninguna palabra. Un saludo y nos leemos.

    ResponderEliminar
  8. Por su belleza merecería conocerse su autor. Tan hermoso como el Cristo de Velázquez. Una maravilla de entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, tanto el Cristo como el poema rezuman una belleza apolínea, equilibrio, beatitud... Sólo falta una pieza musical para completar el trío. Saludos y gracias por el comentario.

      Eliminar