viernes, 19 de marzo de 2010

San Cristóbal, protector contra la muerte súbita

San Cristóbal es un santo legendario de cuya vida no se sabe nada. Según la leyenda, se trataría de un mártir llamado Cristóforos, martirizado en el siglo III d.C. por los romanos. Su culto se extendió rápidamente y gozó de gran aceptación hasta el siglo XVI, siendo hoy día patrón de los conductores, a los que protege de accidentes. Siempre ha sido protector contra la muerte súbita y la vista de su imagen bastaba para impedir que alguien muriera de forma repentina...

La tradición hace de Cristóbal un gigante que se dedicaba a ayudar a los viajeros a atravesar un río peligroso. En una ocasión, es un niño el que desea pasar y Cristóbal lo coloca a sus hombres. Pero el niño pesa mucho y al llegar a la orilla le revela al gigante que es Cristo y que ha llevado sobre sus espaldas al creador del mundo. Como prueba de ello, su bastón florecería al día siguiente. Más tarde, sería martirizado y decapitado por negarse a hacer sacrificios a los dioses.

La iconografía más habitual de este santo, cuyo nombre, Cristóbal o Christopher, significa precisamente "el que porta a Cristo" es la que recoge el momento en que el gigante lleva sobre sus hombros a Cristo Niño, quien suele sostener en su mano un orbe. En ocasiones Cristóbal lleva algún tipo de contrapeso (una rueda de molino, por ejemplo) para contrarrestar el gran peso del Niño. Suele completar la escena un ermitaño con una luz, esperando en la orilla opuesta.

Así que ya sabéis, para protegeros contra la muerte súbita, asomáos todas las mañanas a este post y echad un vistazo a la imagen del santo...

San Cristóbal en una de las numerosas versiones que realizó Patinir del tema
 
El san Cristobalón de la catedral de Toledo

12 comentarios:

  1. Es usula en algunas iglesias de esta zona de Béjar y también creo que en la catedral vieja de Salamanca representar a este santo en los muros de los templo gigante, literalmente hablando. Su figura suele ocupar el alto de la pared de la construcción, así es que su imagen aparece imponente en esa función instructiva que adquería el arte en sociedades analfabetas.

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Sí, recuerda una iglesia de Toledo donde según se entra se ve el santo, supongo que por aquello de asomarse, ver su imagen y tener protección divina durante todo el día...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Tantos años viendo a este santo en los salpicaderos de los coches y ahora me doy cuenta de lo poquito que sabía de su tradición.
    Me ha gustado mucho esta información, como siempre he aprendido con tu entrada y a partir de ahora me fijaré en este santo cuando frecuente alguna iglesia.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Yo misma tengo uno en el coche familiar... ;)

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Me he desemburrado nuevamente! Yo de santos no sé mucho. Por mi madre sé que San Antonio es el de las cosas perdidas.
    Cada vez que pierdo algo ella se pone a rezar a San Antonio y cuando lo encuentro me dice: "Ahora andá y rezale un padrenuestro a San Antonio para agradecerle". ;P
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Lady Mariam, un poco raro el primer mensaje que has puesto, ¿no? jajaja Pues fíjate que yo no sabía eso de san Antonio...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. jajajaja!!!!
    Acabo de borrar el otro comentario. jajajaja!! Esperá que paro de reírme y te cuento. jajaja!!

    Ahora sí, te cuento. ;P Resulta que yo sigo los blogs con el Reader y abrí varios a la vez. Cuando contesté no me di cuenta de que lo hacía en el lugar equivocado. jajjaa!!! Qué habrás pensado con ese mensaje! Menos mal que con vos hay confianza y que sabés que loca no estoy... por lo menos no como para dejar ese tipo de mensajes. jajajaja!!!! ;P

    Volviendo al tema creo, que a San Antonio también le rezan para conseguir novio.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. jajaja loca no, pero he llegado a pensar que tu ordenador estaba infectado por algún troyano que escribía por ti jajaja vaya, tendré que encomendarme a san Antonio con más frecuencia, tanto por las cosas perdidas como por el novio ;)

    ResponderEliminar
  10. No tengas duda de que lo haré cada vez que tome el volante, esto es, antes, claro... No es plan buscar nuevos problemas con la Guardia Civil... :)

    ¿Conoces el San Cristóbal colosal de la Magna Hispalensis? Por si no es así te dejo un enlace para que le eches un ojo.

    San Cristóbal

    Por cierto, que por quien vela éste de Sevilla es por otro Cristóbal, por aquel intrépido y ambicioso loco que se apellidaba Colón, cuyos restos se atesoran a sus pies.

    Que tengas una muy feliz velada.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  11. Es cierto, condesa, que asimilamos nombres, ideas y no nos preguntamos por ellos ni sabemos apenas nada. Para eso están páginas como éstas, para ilustrarnos sobre pequeñas grandes cosas de la realidad cotidiana. Un abrazo desde Sevilla, que ya huele a primavera.

    ResponderEliminar
  12. Paco, Jose, muchas gracias por vuestros comentarios. No conocía el hermosísimo san Cristóbal que comentas, Jose, ahora he tenido el placer de conocerle.

    Un saludo a ambos

    ResponderEliminar